Histórico

Homenaje a Vostell 2016

Con motivo del 40 aniversario del Museo Vostell Malpartida y la escultura VOAEX (Viaje de Hormigón por la alta Extremadura) el Consorcio Museo Vostell Malpartida encargó al bailarín y coreógrafo Jesús Custodio, la realización de un homenaje-espectáculo único y exclusivo que tuvo lugar en un escenario único y singular, como telón de fondo las míticas Peñas del Tesoro que se encuentran bajo el conclave de la escultura VOAEX que el artista alemán Wolf Vostell instauró en el conocido paraje natural de Los Barruecos. El evento tuvo lugar el mismo día en el que se cumplían cuarenta años de tal acontecimiento. Al mismo acudió numeroso público entre los que se encontraban diferentes representantes de la cultura extremeña, entre ellos, la mujer de Wolf Vostell, Mercedes Guardado.

El 30 de octubre de 2016  la naturaleza, el arte y la vida se volvieron a dar cita para conmemorar la larga trayectoria del artista alemán, haciendo alarde de su vida y obra, unida a la tradición y vanguardia, que estuvieron en todo momento presentes sobre la escena a través de las performances, la música, la danza y el arte universal del flamenco.

FICHA ARTÍSTICA

Coreografía y dirección artística: Jesús Custodio

Bailarinas: Priscila Álvarez, Bárbara Alonso y Laura Nevado

Actor: Jorge Barrantes

Elenco de Músicos:

Voces: Zaira Gómez y Anna Picornell

Guitarra: José Miguel Iglesias

Chelo: Carmen Agúndez Oso

Violines: José Antonio Cerro y Fernando Agúndez Oso

Piano: Luis Bravo

Con la colaboración especial de los alumnos y del grupo del Aula de Danza de la Universidad de Extremadura, dirigida por Pablo Molero, entre los que se encontraban, Diana Amado, Beatriz Cerezo, Adrián González, Juan Luis León y Álvaro Murillo.

Miguel Ángel Muñoz (PERIÓDICO EXTREMADURA) 31 octubre de 2016

“Jesús Custodio volvió a brillar ayer y lo hizo en un escenario poco convencional. Como foco, el sol; como tablao, la tierra; y al fondo, Voaex (Viajes de hormigón por la Alta Extremadura), la primera escultura que Wolf Vostell levantó cuando llegó a Los Barruecos de Malpartida de Cáceres, un coche enterrado parcialmente bajo un bloque hormigonado que encofraron albañiles malpartideños y que es el mejor exponente de la integración del arte contemporáneo en la naturaleza.

El público aplaudió, y cómo, durante este espectáculo titulado «Naturaleza = Arte = Vida» que sirve para cerrar los actos de conmemoración del 40 aniversario de la apertura del Museo Vostell Malpartida, uno de los más fascinantes del mundo, símbolo magnífico de la vanguardia contemporánea.

Vostell era amante del happening, una obra de arte concebida como manifestación artística múltiple que pretende la participación espontánea del público; por eso suele ser efímero. Los happenings se presentan en lugares públicos, irrumpiendo en la cotidianeidad (un ejemplo de ello son las instalaciones del fotógrafo Spencer Tunik, con sus multitudes desnudas). Ayer Jesús Custodio y todo su cuadro flamenco consiguieron esa comunión (inolvidable el Carmina Burana, cantata escénica del siglo XX inspirada en los poemas medievales) y la utilización de cencerros, panderetas y palos de agua que en manos del público fueron pura armonía. En el escenario, Jesús Custodio; presente siempre, Wolf Vostell -sun in your head- (el sol en vuestra cabeza).